16/08/2018

Antonio J. Porras, estudiante Ph.D.

Antonio J. Porras, estudiante Ph.D.

Nuestro Ticotal Antonio Porras es nuestro talento destacado del mes de agosto 2018. Después de graduarse del Colegio San Benedicto en Tirrases, Antonio decidió sacar provecho de haber nacido en Estados Unidos y así obtener financiamiento del gobierno de USA e iniciar sus estudios en ese país.

Sabiendo poco inglés, estudió dicho idioma en Northern Virginia Community College para luego transferirse a University of North Carolina (UNC) at Chapel Hill donde obtuvo su bachillerato en Matemáticas. Actualmente, acaba de obtener su maestría en Física de Fisk University e iniciará su primer año de doctorado en Astrofísica en Vanderbilt University este Agosto 2018.

Ha colaborado activamente en el programa Costa Rica – US Bridge. Por sus distintas experiencias de investigación y constante participación en conferencias, ha logrado conocer varios astrónomos interesados en aportar sus experiencias académicas y profesionales mediante un webinario. Estudiantes de bachillerato de Costa Rica, Honduras, y Guatemala participan en estos webinarios en los cuales profesores de astronomía de USA presentan su investigación, hablan sobre su carrera, y se dan la oportunidad de conocer el talento Centroamericano. La idea de este programa es exponer a los estudiantes a distintas ramas de la astronomía, informarles sobre pasantías en el exterior, y entrenarlos mediante mini-cursos de programación.

 

1 ¿Cuáles en su caso fueron los determinantes y/o oportunidades para salir del país?

Afortunadamente, yo nací en los Estados Unidos lo cual me ha dado muchas oportunidades académicas que no las hubiera tenido de otra manera. Mi mamá y papá son costarricenses de la zona de San Pedro y Pérez Zeledón. Luego de haber nacido, mis padres decidieron volver a Costa Rica. Lo vacilón fue que cuando estaba en la escuela en Costa Rica, no me consideraban un ciudadano costarricense legal. Estuve ilegal en Costa Rica hasta los 12 años cuando pude sacar la cédula de menor de edad y obtener la doble ciudadanía. Después de graduarme del Colegio San Benedicto en Tirrases, decidí irme para USA y tomar ventaja de la cuidadanía. Con ella, pude obtener financiamiento del gobierno. Mi hermana vive en Washington DC entonces se me facilitó la transición al exterior. Sabiendo poco inglés, estudié dicho idioma en Northern Virginia Community College para luego transferirme a University of North Carolina (UNC) at Chapel Hill donde obtuve mi bachillerato en Matemáticas. Ahora, acabo de obtener mi maestría en Física de Fisk University y empezaré mi primer año de doctorado en Astrofísica en Vanderbilt University este Agosto 2018. En general, pienso que lo determinante fue tener la ciudadanía estadounidense que facilitó la transición hacia el exterior.

 

2.    En términos generales, ¿cómo describiría sus condiciones de vida en el exterior (p.ej. jornada de estudio y/o trabajo, se han cumplido sus expectativas de lo que sería desenvolverse profesionalmente en el extranjero, principales obstáculos que se le han presentado).

Las cosas son muy diferentes. En términos de condiciones de vida, yo, por ejemplo, tuve un choque cultural fuerte, donde tuve que aprender a saludar amistades sin dar un beso en la mejilla, o comer platos fuertes sin arroz. En mi vida yo había probado un sándwich frío. En términos de vivienda, tengo la oportunidad de vivir sin mi familia, lo cual tiene sus ventajas y desventajas. Lo más difícil es estar lejos de la familia. En Costa Rica, manejábamos 20 minutos de Barrio Pinto, San Pedro a Moravia para visitar a mi tía. Aquí, estoy a 10 horas de donde vive mi hermana. A veces es difícil mantener contacto ya que los proyectos toman tiempo y siempre hay cosas que hacer y fechas límites que cumplir.

Con respecto a las jornadas de estudio, eso depende de la personalidad y prioridades del estudiante. En mi caso, yo voy a mi oficina a las 9am y salgo cuando quiera, con tal que termine el trabajo que tenía en mente realizar. Me gusta tener en prioridad el ejercicio, y aunque a veces el trabajo toma mucho tiempo, me fuerzo a dejar el trabajo de un lado por algunas horas. También, al compartir oficina con varios estudiantes de doctorado, uno cuenta con la oportunidad de socializar.

En términos de expectativas, siendo sincero, no tenía muchas, ya que no contaba con una guía o una idea de cómo funcionaban las cosas. El verano antes de transferirme a UNC, una profesora de química me motivó a aplicar a pasantías de verano. Gracias a ella, apliqué y tuve la oportunidad de participar en mi primer programa de investigación en Astronomía. Allí, aprendí a programar en IRAF y python además de analizar el espectra de más de 60 estrellas. Esta experiencia significa mucho para mí ya que con ella logré mi primera publicación científica. Posteriormente, tuve otras oportunidades de desarrollo de investigación trabajando en matemática aplicada, usando ecuaciones no lineares de fluido para modelar medusas. Finalmente, obtuve la mejor experiencia en el National Radio Astronomy Observatory donde descubrí que mi identidad como costarricense y latino fue validada por varios astrónomos. Allí fue donde también aprendí sobre el Fisk-Vanderbilt Master’s-to-PhD Bridge Program, un programa con el objetivo de incrementar el número de minorías (raciales, de género, o personas de bajo nivel económico) con títulos profesionales en varias áreas de las ciencias.

 

3.    ¿Qué tipo e intensidad de contacto profesional mantiene con CR?

Por el momento, no tengo ningún contacto profesional fuerte en CR. El pasado Agosto 2017, visité CR e impartí una charla en la UCR con tal de empezar algún contacto pero lamentablemente, luego de ese encuentro, la comunicación no ha sido buena.

Por otro lado, estoy en constante comunicación con varios estudiantes en la carrera de física que están interesados en cursar pasantías académicas en el exterior.

 

4.     Recomendaciones de iniciativas que apoyen que el talento en el extranjero actúe como agentes del desarrollo en Ciencia y Tecnología.

Pienso que ticotal está haciendo lo inicial lo cual es, reunir costarricenses que trabajan y estudian en el extranjero, que cuentan con una gran experiencia en sus respectivas disciplinas. Esas experiencias son oro ya que pueden ser utilizadas para guiar y servir de ejemplo para estudiantes nacionales que deseen seguir sus pasos. Considero que lo siguiente es realizar conexiones, según las diferentes áreas de estudio, entre estudiantes que se encuentran en el extranjero con investigadores nacionales. Esto con el objetivo de que las instituciones de nuestro país pueden formar colaboraciones con instituciones en el extranjero. Esto podría motivar conferencias y seminarios locales, lo cual fomentaría la ciencia y tecnología en el país.

Algo similar es lo que he dado inicio con el programa Costa Rica – US Bridge. Por mis distintas experiencias de investigación y constante participación en conferencias, he logrado conocer varios astrónomos interesados en aportar sus experiencias académicas y profesionales mediante un webinario cada mes. Estudiantes de bachillerato de Costa Rica, Honduras, y Guatemala participan en estos webinarios en los cuales profesores de astronomía de USA presentan su investigación, hablan informalmente sobre su carrera, y se dan la oportunidad de conocer el talento Centroamericano. La idea de este programa es exponer a los estudiantes a distintas ramas de la astronomía, informarles sobre pasantías en el exterior, y entrenarlos mediante mini-cursos de programación. Esta idea puede ser transformada y expandida a otras disciplinas y personalizada en varios países. 

La idea ha hecho impacto en varios estudiantes, incluyendo a Natalia Ramírez Vega, estudiante de Física de la UCR, quien hizo investigación de galaxias por 10 semanas en Space Telescope Science Institute, en Baltimore, Maryland, USA. Su pasantía le ofreció más de $5000 y ella tuvo la oportunidad de desarrollarse y contribuir su talento tico.

5.    ¿Estaría dispuesto(a) a regresar al país si se presentan las posibilidades idóneas?

Si. Toda oportunidad es única. Lo ideal sería tener la posibilidad como el Dr. Franklin Chang Diaz, quien tiene su trabajo en USA, pero también viaja y trabaja en Costa Rica.

  

6.    ¿Cuáles incentivos considera pertinentes para retener al talento científico en el país?

Lamentablemente, en Costa Rica, los recursos financieros dados para la investigación científica no son suficientes ni están balanceados equitativamente para cada disciplina. Áreas como la bioquímica, biología botánica, ecología, genética, entre otras tienen industrias que están en proceso de desarrollo las cuales ayudan a la creación de fondos. En el caso de Astronomía, hay recursos muy limitados lo cual hace que estudiantes emigren hacia el exterior. Pienso que con un instituto nacional como el MICITT, se puede crear una beca para estudiantes interesados en un doctorado en el exterior con el requisito de que cuando terminen, vuelvan y trabajen cierto tiempo en nuestro país. Así, las instituciones pueden tener la oportunidad de sacar provecho de la experiencia de los profesionales o inclusive considerar una oferta de empleo.

También se pueden desarrollar métodos de investigación que no requieran tantos fondos. En el caso de la astronomía, no es necesario construir un telescopio en nuestro país. Con tal de que tengamos acceso a una base de datos, estudiantes e investigadores pueden llevar a cabo estudios y publicaciones científicas. Una idea sería usar ciertos fondos para construir una supercomputadora tica con cierta cantidad de memoria donde estudiantes en cualquier parte del país tengan su cuenta y puedan accesar a un catálogo con la información sobre galaxias, estrellas, o planetas. El desarrollo de la investigación en cada disciplina puede ayudar a la retención del talento científico.

 

7.    En su área de trabajo, ¿cuáles serían las necesidades de desarrollo del área en CR?

En mi caso, en estos momentos trabajo con simulaciones de galaxias. Podemos imaginar un cubo con millones de partículas. Cada partícula se le puede dar su masa, fuerza gravitacional, dirección de movimiento, y mucho más. Dentro de este cubo, uno puede obtener la cosmología deseada y una lista de suposiciones sobre las prescripciones de los mecanismos físicos que cada galaxia tiene. Ya que en este cubo pueden haber millones de galaxias, la simulación tiene que hacer cálculos por cada galaxia para dar parámetros de características como la posición, velocidad, masa estelar, entre otros. Dependiendo de las simulaciones y de las capacidades de algunos procesadores, algunas simulaciones pueden tomar meses en completarse. Por esa razón, sería necesario tener una supercomputadora que pueda soportar largas cantidades de datos y varios procesadores.

Además de la parte de investigación de galaxias, pienso que la necesidad de más científicos en áreas de investigación similares es importante ya que facilita el trabajo grupal y puede incrementar el número de publicaciones. Entre más publicaciones, más reconocimiento se da al país y a la institución. 

 

8.    ¿Desearía plasmar algún comentario adicional?

Quisiera agradecer a la red TICOTAL por tomarme en cuenta y por desarrollar esta hermosa comunidad científica costarricense. El hecho de que TICOTAL existe quiere decir que hay mucho talento proveniente de nuestro país.

Algo más que deberíamos enfatizar es la retención de mujeres en el campo de la ciencia. En muchas instancias, se ve como normativa en una sociedad patriarcal que mujeres no tienen la capacidad de establecerse en una comunidad científica. En sus propias universidades durante las clases de ciencia, son juzgadas e inmediatamente tratadas de inferiores hasta por sus mismos profesores. Pienso que las mujeres en nuestro país ven muchos obstáculos sociales en el ámbito de las ciencias y es importante dar apoyo para promover la equidad de género.

Talentos anteriores